Una dosis mínima poco de deporte ya protege el corazón